lunes, 21 de noviembre de 2011

LA CARROZA SE CONVIRTIÓ NUEVAMENTE EN CALABAZA

21 de noviembre de 2011.

Ayer llevamos a una querida amiga y colega italiana al MUAC y al ver el espacio donde estuvo la exposición del archivo de Olivier me sentí como la Cenicienta después del baile. El área se veía tan grande y tan vacía... El archivo de Olivier regresó a sus cajas y yo dejé de ser curadora para convertirme nuevamente en visitante del museo.


 Sin embargo, el proyecto no se cierra por completo y mi interés en los archivos menos.

De entrada, cada vez se abren más posibilidades de hablar de arte y archivo. Por ejemplo, a principios de noviembre fue la XXXIII Reunión Nacional de Archivos en Manzanillo y Fernanda Sequeiros, curadora de exposiciones en el Archivo General de la Nación, coordinó la mesa La reactivación y difusión de archivos a partir de exposiciones a la que nos invitó a participar tanto a Pilar García Germenos como a mí.

Pilar habló de Arkehia y sus proyectos de exposición y a mí me tocó referirme tanto a Visita al archivo Olivier Debroise: entre la ficción y el documento y Mujeres ¿y qué más?, como a los nuevos proyectos de archivo en los que estoy involucrada.

Fue una experiencia sensacional porque estuvimos hablando con las personas encargadas de muy diversos archivos en el país y escuchando pláticas sobre conservación, digitalización, cuestiones legales, etc. durante 3 días. Fue todo un proceso de aprendizaje. Todavía me hago camotes con la terminología de los archivistas y veo que desde el arte utilizamos la palabra archivo con una flexibilidad escandalosa, pero no dudo que fortalecer un vínculo entre nuestras disciplinas será benéfico para todos.



Por lo pronto me di cuenta que los problemas que enfrentan los archivos de arte contemporáneo no son tan distintos de los que padecen los otros (falta de normatividad, capacitación, espacios y presupuestos adecuados y una tecnología cambiante a pasos aceleradísimos).

También confirmé la importancia del papel que puede jugar Arkehia en función de todos los archivos de arte contemporáneo en tres aspectos. En primer lugar porque su archivo se ha constituido como patrimonio universitario, lo cual le da una protección que no tienen los archivos del INBA. Así mismo están incrementando su acervo activamente y, de seguir así, sin duda se convertirán en un centro fundamental para el estudio del arte a partir de la segunda mitad del Siglo XX. Por último, no sólo reúnen, resguardan y conservan estos documentos, sino que fomentan su consulta de diferentes maneras, incluyendo las exposiciones. Creo que van en la dirección correcta y me siento muy satisfecha de haber colaborado con ellos.

En fin. La visita a este archivo concluye, pero hay muchas otras en puerta.

En unos días, el 7 de diciembre, se inaugura la exposición Memoria y olvido. Reflexiones en torno a concepto de Archivo en el AGN y su labor de resguardo que curó Roberto Barajas en la que participamos María Alós, Gina Arizpe, Bernardo Fernández “Bef”, Edgar Olaraineta, Teresa Margolles, Artemio, Tercerunquinto y nosotros, que propusimos una obra de sitio específico.

Seguramente la chamba continuará con la exposición sobre el archivo de Ana Victoria Jiménez porque sigue siendo muy solicitada.

Pero lo que más me entusiasma es que me dieron el Sistema Nacional de Creadores y los próximos 3 años voy a seguir trabajando el proyecto De Archivos y Redes, del que son parte las visitas al archivo de Olivier y el de Ana Victoria, pero también otros 3 archivos a partir de los cuales haré obra y/o diversos proyectos de reactivación. Así mismo, parte del proyecto es visitar varios estados de la república para fomentar la creación de una red de archivos de arte contemporáneo. Naturalmente habrá un blog.

Por lo pronto termino esta breve bitácora y doy por concluida esta visita al archivo de Olivier Debroise.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...